Las historias de amor existen

Como comentaba en el post anterior, a través de este Blog, iremos hablando sobre diferentes tipos de  eventos, profundizando en las cosas que marcaron la diferencia y consejos creo muy útiles para aquellos que empiezan con esta aventura.

Hoy vamos a recordar una boda con sabor astur-alemán. Fue el pasado 14 de Julio, cuando compartimos la unión de una pareja increíble. La novia, Astrid, alemana de origen, afincada en Asturias y el novio, Damian de nuestra tierra, son de esas personas que desde el primer momento que vinieron a verme conectamos. Una pareja con un sin fin  de ideas, detallistas y con un brillo en la mirada que derrochan respeto y profundo amor el uno hacia el otro.

Pienso que cada boda debe ser diferente, exclusiva, única…  es, lo primero que comento a los novios, que sea “su boda”. Somos Wedding Planner (dedicaremos otro post a este tema) por ello en el Restaurante Arbesú, este aspecto lo trabajamos a fondo, para dar ese toque especial y poder transmitirlo a los invitados. Que sientan verdaderamente, que están en la boda de esas personas que conocen tan bien. Podemos esquematizar una boda en fases:  “la ceremonia” (civíl ó religiosa), “el aperitivo de recepción”, “la comida” (de día ó de noche) y “la fiesta”.  Todas con el mismo porcentaje de importancia, pero, son los pequeños detalles los que marcarán la diferencia. A medida que vamos conociendo a los novios, sus gustos, su presupuesto, sus preferencias, vamos viendo opciones, para conseguir el éxito de ese inolvidable día.

En esta boda la mitad de invitados eran de Alemania, así que había que introducir costumbres de ambos países. La primera sorpresa, la invitación (que marca el estilo de la boda) una entrada de ópera en ambos idiomas. La ceremonia, tuvo lugar en el Ayuntamiento de Oviedo, por la tarde. Se debe tener muy en cuenta los horarios para estructurar perfectamente el desarrollo de la boda. Lugar de la ceremonia, duración, distancia al Restaurante, Villa, Palacio, Hotel…

"Recién Casados"

Finalmente pudimos hacer el aperitivo en los exteriores, que duró 1 hora 45 minutos (entre 1 1/2 y 1:45 es lo recomendable) donde pusimos un photo-call (en este caso los novios se encargaron de hacerlo). Es una idea muy original, muy presente en casi todas las bodas que da mucho juego. En el aperitivo aprovechamos para hacer las fotos de grupo (algo mas formales) en este caso lo acompañamos con pomperos en forma de botella de champan y copa de cava, cada uno con una cinta con el nombre de los novios y la fecha del enlace. También había cámaras desechables personalizadas. Añadimos unos pompones de papel de seda de color blanco para seguir la línea con la decoración de la pista de baile.

En el aperitivo se sirvieron diferentes canapés sin faltar el Buffet de Quesos Asturianos…

Posteriormente los invitados pasaron al salón, los novios no eran partidarios de una distribución de mesas individuales así que la mesa era en forma de U. Los novios fueron los últimos en entrar y los recibimos con una bonita canción por supuesto elegida por ellos. Cada invitado tenía una chapa personalizada sobre el plato. Encima de la servilleta, estaba la minuta en forma de manzana a la que añadimos un marcasitios. Como a Astrid le gustan las mariposas, no dudamos en colocar una en cada copa de cava.

El menú fue con bastante encanto asturiano siendo el plato de pescado una exquisita “Merluza del Cantábrico a la Sidra”. El postre elegido “Tarta de Milhojas de Frutas” de la Confitería Asturias acompañada con “Helado de Turrón de Verdú” casero. De los detalles para los invitados, podemos destacar unos jabones en forma de piruleta de corazón, elaborados por Astrid (mérito doble) y una botellita de licor alemán  “Jägermeister”. Antes de pasar al baile nos deleitaron con unos juegos típicos de Alemania como marca la tradición  y a continuación, el padre de la novia, les regaló un vídeo muy emotivo. Todos lloramos  (me incluyo).

Y… comenzó la fiesta. El techo de la pista de baile estaba decorado con 30 pompones!!! En una mesa de las mesas de apoyo, pusimos un cuadro, original regalo de un amigo de los novios, “el Árbol de los Deseos” para que todos dejasen su huella. Junto con la barra libre, los novios amantes de los cócteles, quisieron que sus invitados probasen nuestros maravillosos combinados de Javier Corujo Nosti, nuestro coctelero. Decisión muy acertada porque fue un éxito total. Había Mojitos, Cóctel de Fresa, Gin Fizz …

 El photo-call del aperitivo, que como comenté da mucho juego, lo ubicamos en una esquina del baile que  junto con un pupurri de complementos se hicieron unas fotos geniales!!! La música continuó hasta pasadas las 5 de la madrugada pero antes les dimos a los invitados unos “Bombones Helados” y “Brochetas de Frutas” para tener energía hasta el final.

Bonitas fotos que se hicieron en los alrededores del Restaurante donde hay infinidad de recursos en plena naturaleza y sin perder tiempo en los desplazamientos.

Mil gracias por hacernos participes de ese día os deseamos lo mejor.

Fotografías por Ana Mori.

Esta entrada fue publicada en Todas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *